Exuberancia Desencadenada

Twitter ha anunciado recientemente que va a prohibir todos los anuncios relacionados con las criptomonedas, incluyendo aquellos que ofrecen asesoramiento al trading. Twitter sigue el ejemplo de Google quien a su vez siguió el de Facebook, que prohibió en su plataforma la publicidad promocional de criptomonedas (incluyendo bitcoin, ethereum y las ICOs) a principios de año. El espacio de las divisas virtuales se percibe cada vez como difícil de limpiar de fraudes y otros timos.

Era de esperar, pero resulta bastante cachondo que bitcoin, un intento de crear un almacén seguro de valor similar al oro (debido a su masa monetaria controlada, fuera del alcance de los intereses particulares de los bancos centrales) se haya convertido en el activo más especulativo, con los bandazos más bestias que cualquier otro forex. Después de todo, el mercado pone precio a las expectativas y en el caso de bitcoin el rango de estas es extremadamente amplio.

Sin embargo vamos a focalizarnos aquí en otra aplicación controvertida de la tecnología de blockchain conocida como Initial Coin Offerings, o ICOs en breve. Una ICO es un mecanismo de financiación mediante el cual una compañía crea y vende sus propias “cripto fichas” a cambio de dinero. De alguna forma es similar a las Initial Public Offerings (IPOs) o “salidas a bolsa” en las que los inversores compran acciones de una firma, ya que se supone que el dinero se destinará a financiar los proyectos de la compañía.

Las ICOs son un fenómeno relativamente nuevo pero rápidamente se han convertido en un tema dominante frente al modelo tradicional de financiación de proyectos. Indicativo de su crecimiento, al final del 2017 la cantidad de dinero obtenido por compañías tecnológicas mediante ICOs ya había superado al del capital riesgo (venture capital o VC).

Ahora bien, consideremos también que hubo menos compañías financiadas mediante ICOs, pero que la cantidad media de fondos conseguidos mediante las ICOs fue 3 veces superior a la cantidad media de capital riesgo para la fase temprana (6.4 vs 19.2) y un alucinante 13 veces superior para la fase semilla (1.4 vs 18.5). Añadamos a esto también el hecho de que la mayoría de ICOs exitosas, incluyendo las más gordas, no tenían ni ventas, ni leads, ni siquiera un prototipo de su producto en el momento de financiarse, y podemos vislumbrar como se está formando aquí una burbuja muy peligrosa.

Continuar leyendo en el Blog de TechBridges Capital.

1_dqpmXIi-LzUTtHCwiYFR1g.jpeg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s