Curso de Backtesting Actualizado

Queridos amigos,

He aprovechado la pausa veraniega para actualizar el Curso de Backtesting que habíamos ido desarrollando en este site. También he actualizado a tal efecto los enlaces en todos los tutoriales. Aquí tenéis la secuencia completa de los capítulos.

Seguir leyendo “Curso de Backtesting Actualizado”

Anuncios

El IKEA Financiero

Hace unos días en La Era del Algoritmo hablamos de cómo en la actualidad la mayoría de las grandes innovaciones tecnológicas tiene una sustrato computacional, y cómo esta tendencia va a incluso reforzarse según las compañías punteras vayan adoptando la nueva generación de algoritmos que se derivan de progresos en el campo de la inteligencia artificial. Esto tiene consecuencias no sólo para los consumidores sino también, e incluso en mayor medida, para la manera en que se organizan las compañías.

Seguir leyendo “El IKEA Financiero”

Palabras Mayores

El otro día me encontraba en la hermosa Plaza Mayor de Madrid, compartiendo un Lambrusco fresquito y una tapas con unos amigos para combatir estos 47 grados infernales más que veraniegos, cuando en uno de esos debates de taberna de los que ni los analistas bursátiles se salvan surgió la cuestión sobre si el trading es un arte o una ciencia. Los mercados son caóticos, dicen unos. Pero contienen patrones, dicen otros.

Sin que acabemos tirándonos pinchos de tortilla a la cabeza, cargaditos de vino, permítanme que les exponga mi punto de vista, porque me parece que es una buena declaración de principios filosófico-financiera: el trading no sólo es un arte.

Seguir leyendo “Palabras Mayores”

Más Allá de Su Burbuja

La burbuja es una metáfora muy manida en el mundo financiero para referirse a esos episodios de impresionantes subidas en bolsa que inevitablemente desembocan en desplomes de igual calibre, según los inversores se ven dominados por la euforia o el pánico desde los tiempos de la Tulipomanía, e incluso antes.

Sin embargo en esta ocasión quiero hablar de otra burbuja, más invisible por cuanto es mucho más común entre nosotros: aquella dentro de la que operan muchos inversores. 

Seguir leyendo “Más Allá de Su Burbuja”

El Enemigo Interior

The Economist, el reputado periódico financiero, ofrecía originalmente dos opciones de suscripción: una “sólo internet” por $56, y una “internet + impreso” por $125. La mayoría de la gente elegía la primera opción, aunque la segunda beneficiaba más al rotativo. Entonces los astutos directivos introdujeron una alternativa bastante mala: “sólo impreso” por $125. Obviamente nadie escogió, pero sucedió algo más: ahora la mayoría de la gente prefería “internet + impreso” a $125. Y por arte de magia los ingresos de la publicación prácticamente se duplicaron de la noche a la mañana.

Uno esperaría que los lectores del Economist se contasen en un grupo intelectualmente superior a los del Sun y el resto de la prensa amarilla; que fuesen miembros del club que toma decisiones racionales que maximizan su función de utilidad para orgullo de los economistas neoclásicos. Pero, por desgracia, los seres humanos no somos así: lejos de conocer el valor absoluto de las cosas nos guiamos por comparaciones, optimizaciones locales, y la posibilidad de conseguir algo ¡GRATIS! nos atrae como un cebo de queso a un ratón, con similares consecuencias para nuestro bolsillo.

Seguir leyendo “El Enemigo Interior”

Los Muertos No Hablan

La finanzas, al igual que el celuloide y la pasarela, cuentan con un encanto magnético que atrae a multitud de aspirantes. Todos conocemos a Leonardo DiCaprio. Admiramos a Naomi Campbell. Envidiamos a Warren Buffet y George Soros. El éxito rotundo de sus grandes figuras brilla con una tremenda intensidad.

Por contra, poco brillo tienen las vidas de todos aquellos que mendigan por Hollywood Boulevard, que lavan platos en el Soho londinense esperando su oportunidad, que continúan preparando fotocopias y cafés en una cochambrosa oficina de Wall Street. Es muy probable que si agrega todas las ganancias astronómicas y las divide entre el número de aspirantes, la remuneración media que matemáticamente le cabe esperar es menor que el salario de un contable.

Seguir leyendo “Los Muertos No Hablan”

Backtesting y Precios

¿Cuál es el valor de unas tapas con los amigos? ¿De una hermosa puesta de sol? ¿Del amor de su vida? En efecto, no tienen precio. No hay una manera objetiva de medir su valor, ni debería haberlo. Como nos advierte Oscar Wilde, el cínico es aquel que conoce el precio de todo, pero el valor de nada.

El valor de una empresa también es sorprendentemente difícil de medir. ¿Nos ceñimos al patrimonio efectivo, una vez satisfechas las deudas? ¿Añadimos la cuenta de resultados y, en tal caso, por cuantos años? ¿Siendo esos meros reflejos del pasado, factorizamos su capacidad de crecimiento? Todo eso y mucho más: expectativas, sensaciones, rumores, euforia y miedo hierven colectivamente en el caldero mágico de los mercados financieros para producir, finalmente, un precio.

Pero al menos convendremos que, una vez obtenido, ese precio es una referencia de valor a futuro indiscutible. ¿Verdad? Pues me temo que se equivoca.

Seguir leyendo “Backtesting y Precios”